Actualmente, ante la demanda de un mercado cada vez más competitivo y dinámico, las startups y empresas están obligadas a realizar un seguimiento permanente de sus procesos. No basta solamente con producir y producir, sino también analizar, revisar y mejorar. A estos “procesos de mejora” se les conoce como Sistemas de Gestión de Calidad. 

Basicamente es una batería de medidas que se toman al interior de una organización para aumentar la calidad de los servicios o productos que ofrecen.

El sistema de gestión ISO-9001 es un referente mundial para fijar normas mínimas a las cuales deben abocare las compañías en materia de calidad y eficiencia. Alguien me dijo una vez, “si ves una oficina con torres de papeles portodos lados, necesita la aplicación de sistemas de gestión”. Estos sistemas, como dijimos anteriormente: analizan, revisan y mejoran.

 

Pero, ¿cuáles son los aportes o ventajas que la aplicación de un sistema de gestión produce en la empresa y en el cliente?

Para la organización, podemos destacar los siguientes elementos:

Optimización de procesos: Esto se logra teniendo claridad en los objetivos generales. Cuando todas las fases de la producción están enlazadas y dirigidas de manera coherente hacia el cumplimiento de las metas.

Mejoramiento de la organización interna: Se logra al aplicar métodos comunicativos más claros y eficientes entre las distintas fases de producción. Así como también para la fluidez en la relación entre los integrantes de cada equipo, resultando que las responsabilidades se asuman con mayor precisión.

Promueve el trabajo en equipo: Los Sistemas de Gestión de Calidad, no se pueden entender sin la intervención directa de cada un de los integrantes que toman parte en las decisiones de los procesos. Esto aumenta la sensación de satisfacción, de trabajo en conjunto y la motivación.

 

En cambio, para el cliente o consumidor se destacan lo siguiente:

Productos mejor elaborados: La idea de la implementación de estándares de calidad es velar por el cumplimiento de normas mínimas que garanticen servicios y productos óptimos. Mientras las empresas se acomoden a tales estándares, las ofertas serán de mejor calidad, y el mercado ofrecerá distintas alternativas a una misma necesidad.

Potencia la confianza: Cuando el usuario nota que la empresa invierte en calidad y sistemas de gestión, verá un plus y un valor agregado ante la competencia. Creará una relación de fidelidad con la marca. Y cuando un cliente confía en la empresa, es sinónimo de éxito.

Te invitamos a leer nuestra descripción de los Sistemas de Gestión de Calidad que trabajamos en Creative Education Lab. 

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *